La logística, que a veces queda en segundo plano, es uno de los puntos más importantes de toda empresa. La cadena de suministro puede ser una ventaja competitiva frente a tu competencia o una pesadilla. Si quieres saber cómo conseguir unos procesos logísticos efectivos para tu empresa, nosotros te lo explicamos en este

La pregunta que se hacen muchas empresas es, ¿cómo podemos hacer la logístrica más competitiva? Diseñar de forma correcta tu cadena de suministro es muy importante y por eso, hoy te queremos dar 10 consejos que te harán más eficiente y convertirán tus procesos logísticos en una de las mayores bazas de tu estrategia.

Claves para mejorar la logística de tu empresa

1. Define las necesidades de tu empresa

Si quieres lograr tus objetivos, primero tendrás que identificarlos. Lograr que «todo llegue a tiempo» no es un objetivo, ni una meta. Tendrás que ser mucho más específico en tus objetivos.

En términos de marketing, tus objetivos deberán ser SMART. Esto significa que tendrán que ser claros, medibles, realistas y alcanzables dentro de un límite de tiempo. Tienes que ser muy claro en tus objetivos, por ejemplo: ¿Quieres llegar a los pueblos más pequeños o te basta con los grandes núcleos de población? ¿Aumentarás las ventas o se quedarán estancadas durante un tiempo?

Si quieres respuestas, necesitas hacer las preguntas correctas.

2. Comenzar desde cero

No es habitual que tengas que pensar en la logística desde cero. Sin embargo, es bueno que lo hagas. Olvídate del «siempre hemos trabajado así» y busca dónde están los errores en tu proceso de logística-

Replantea todos los procesos y busca cómo podrían mejorarse. Tal vez tengas que pensar en rutas multimodales, cuando antes solo transportabas por carretera o quizá tengas que pensar en cambiar tu almacén de ubicación.

No des nada por hecho. Lo establecido no tiene por qué ser lo correcto.

3. Adáptate constantemente

La logística es un elemento vivo. Lo que ayer era una solución acertada, puede que hoy ya no lo sea. Hay muchos factores que influyen y que se escapan a tu control. La pérdida la aparición de un nuevo cliente imporrante, un cambio de ubicación de un proveedor o el precio de los combustibles…

Hay muchas variables que afectarán a tus procesos logísticos y, a su vez, a los diferentes departamentos de tu empresa. Tendrás que aprender a aprovechar este factor para que toda la plantilla se involucre en este reto.

Todos los departamentos implicados deberán evaluar constantemente las necesidades, oportunidades y defectos de cada proceso dentro de esta cadena. Tienes que lograr que la cadena de suministro sea un reto común, algo en lo que trabajen todos.

4. ¿Qué pasa con la demanda?

Normalmente, cuando pensamos en la demanda, nos centramos en lo que vamos a vender. Y sin duda eso es una parte fundamental, pero hay que darle otra vuelta. Cuando pienses en la demanda, tendrás que pensar también en qué te conviene vender y cómo podrías venderlo mejor.

A veces, tener un stock infinito no ayuda a las ventas. Algunas veces ocurre justo lo contrario ya que los gastos se disparan. De poco te servirá tener 28 variedades de un mismo producto, si solo se venden 5. Quizá la solución es trabajar solo con 10 o incluso con esas 5 variedades.

Evita tener stocks de materiales que no se venden y ahórrate los sobrecostes provocados por disponer de tanta variedad.

5. Apoyáte en las cifras

Lo malo de tener una cadena de suministro muy basta es que puedes acabar enterrado bajo una montaña de datos.

Es importante que sepas definir cuáles son los datos más relevantes: tiempos de transición y preparación, costes de almacenamiento, volúmenes movidos, previsiones de demanda, medios de transporte más utilizados…

Para tener un control de todo esto deberás diseñar tus propios indicadores de desempeño. Hoy en día, hacer esto no tiene mucha complicación, pues existen aplicaciones informáticas que se encargarán de hacer todo esto por ti.

6. ¿Cómo está tu sector?

Por muy diferentes, originales o distintos que queramos ser de nuestra competencia, será extraño que logremos escapar de las características generales del sector. Estas, además, serán importantes a la hora de definir nuestra logística.

A continuación te detallamos algunos aspectos a considerar:

  • Estacionalidad: deberás tener muy claras las fechas en las que varía la demanda y cómo es esa variación. Esta información te permitirá saber hasta qué punto deberás adaptarte, si tendrás que subcontratar o si tus proveedores pueden abarcar los picos de producción. La estacionalidad será uno de los grandes retos para la logística.
  • Velocidad del sector: La tendencia global apunta a que los ciclos de vida de los productos se reduzcan. Este motivo hará que la agilidad para tranformar las cadenas de suministro y hacerlas flexibles sea muy importante.
  • Márgenes del sector: Mantener stocks de productos con alto margen de beneficio, como los productos de lujo o la tecnología, son más asumibles que tenerlos de productos con beneficios bajos.

7. No te olvides del diseño

Un paso previo para la logística es conocer el producto que vas a mover. ¿Qué forma tiene? ¿Qué tamaño? ¿Cuánto pesa? Este es un error común, no solemos pensar en el diseño ni el embalaje hasta última hora, cuando ya tiene que ser introducido en la cadena.

Cuando crees el embalaje debes tener en mente el transporte. Optimiza sus dimensiones y piensa en cómo influirá esto a la hora de escoger las rutas o los tipos de transporte que utilizarás.

Si no has pensado en la logística y tu diseño perjudica al transporte, estarás creando una cadena de suministro poco eficiente.

8. Conoce a tus clientes

¿Sabes a quién estás vendiendo tus productos? No pienses solo en el cliente final. Tienes que tener en mente a los intermediarios y, de la misma forma, no pienses solo en las tiendas que distribuyen, piensa también en el cliente final.

Para que tu logística sobresalga, debes tener en cuenta todos los puntos de la cadena de suministro, incluídos los distintos tipos de clientes. ¿Cómo recepcionan tus productos en los almacenes? ¿Tienen espacios para almacenaje? ¿Necesitan un formato que resulte fácil de reponer? ¿Cada cuánto compran? ¿Cómo necesitan que llegue a la tienda? ¿Venden online?

En definitiva, tienes que tener en cuenta cada eslabón de esa cadena de suministro.

9. Una estrategia definida

Cuanto más grande sea tu proceso de logística, más posibilidades de que surjan problemas. Pocas cosas te roban más tiempo que el papeleo. Harás bien en limitarlo.

Para hacer más efectivo el proceso, atiende al detalle en los contratos. Especifica las condiciones con tanto detalle como puedas: tarifas, pesos, plazos, valor de los sobrecostes y quién será el responsable de cada parte.

Sin responsables, no hallarás soluciones a los posibles problemas. Y puede que el fallo no sea de nadie. Existen factores externos que pueden ser fuentes de problemas si no se atajan a tiempo.

10. Logística y personas

Para que tus procesos logísticos funcionen, necesitas contar con la mejor materia prima: el capital humano. Si quieres una buena cadena de suministro, deberás contar con el personal adecuado.

Debes encontrar gente experta en su área, que posea una visión de conjunto de todo el proceso y de su importancia. Necesitas personas que entiendan qué es la cadena de suministros y que sean expertos en logística.

Necesitarás contar con gente fiable, proactiva y dispuestos a tomar la iniciativa para detectar los posibles fallos y proponer mejoras. Ni todos los ERPs del mundo te salvarán si tu plantilla no está bien preparada y motivada.

WhatsApp chat Contacta por WhatsApp